El Servicio de Geriatría del Hospital Universitario de Getafe cuenta con una Unidad de Caídas y Ortogeriatría que atiende una media de casi 500 pacientes al año. Trabaja en colaboración con los servicios de Otorrinolaringología, Traumatología, Anestesiología y Rehabilitación, y su objetivo es mejorar el diagnóstico de posibles alteraciones de la marcha y el movimiento del anciano que son, en muchas ocasiones, causantes de las caídas que sufren estos pacientes y provocan fracturas que conllevan múltiples complicaciones médicas.

geriatricarea Unidad de Caídas y Ortogeriatría Hospital Universitario de Getafe
Se estima en la actualidad que un 25% de los mayores 65 años se cae y a partir de los 75 años esta cifra aumenta hasta alcanzar el 45%

Las caídas de las personas ancianas son un problema con una elevada incidencia e importantes complicaciones. Se estima en la actualidad que un 25% de los mayores 65 años se cae y a partir de los 75 años esta cifra aumenta hasta alcanzar el 45% de los ancianos, siendo éstas además, en muchas ocasiones, caídas de repetición. Dichas caídas tienen graves consecuencias y merman la calidad de vida de este tipo de pacientes debido a las fracturas, la dependencia que generan, el dolor, la depresión y la propia incapacidad.
Una de las actividades destacadas de la Unidad de Caídas y Ortogeriatría del Hospital Universitario de Getafe son las visitas al domicilio de los pacientes, seleccionados en función de su riesgo de caídas y características clínicas, en las que se evalúan las condiciones de la vivienda para detectar elementos peligrosos en su entorno o hábitos y costumbres a la hora de realizar las tareas cotidianas.
Cristina Alonso, responsable de la Unidad de Caídas, señala que en estas visitas se analizan todos los elementos de la casa que influyen en el riesgo de caídas (iluminación, escaleras, colocación de los objetos e utensilios, condiciones de los baños y cocinas, etc.).
“El equipo multidisciplinar evalúa de forma particular cada caso, ya que lo que es válido para un paciente no lo es para otro, según sus capacidades. Luego les proponemos pequeños cambios fácilmente realizables, de forma que el paciente pueda mantener su autonomía para hacer las tareas básicas del día a día”, explica.
Laboratorio de Evaluación Multifuncional del Anciano, pionero en España
La Unidad de Caídas dispone también para el diagnóstico del Laboratorio de Evaluación Multifuncional del Anciano (LEMA), el primero de estas características existente en España, cuyo objetivo es mejorar el diagnóstico de posibles alteraciones de la marcha y el movimiento del anciano que son, en muchas ocasiones, las causantes las caídas que sufren estos pacientes.
Para ello dispone de la última tecnología: elastógrafo para medir la calidad del músculo; ecógrafo para estudiar el sistema vascular; impedanciómetro que permite ver la redistribución de la masa magra y de la masa grasa; posturógrafo que valora diversos aspectos de la posición del paciente relacionados con su postura y equilibrio; y  Gait-Rite,  una “alfombra” con unos electrodos incorporados que miden todos los aspectos espacio-temporales que tienen que ver con la marcha (cómo se camina, número de pasos, tiempo, pisada, estabilidad, equilibrio, etc.).
Gracias a esta tecnología, el Servicio de Geriatría del Hospital Universitario de Getafe puede detectar los problemas relacionados con la marcha y el movimiento, ofreciendo a sus pacientes un tratamiento rehabilitador personalizado.