“Las personas con Alzheimer tienen derecho a saber que tienen esa enfermedad y no se les puede ocultar”. Esta fue una de las principales conclusiones de la Dra. Marta Ochoa, jefa del servicio de Neurología de HM Hospitales, que intervino en la 3ª charla de al Escuela de Salud de HM Universitario Torrelodones.

geriatricarea Marta Ochoa
La Dra. Marta Ochoa, jefa del servicio de Neurología de HM Hospitales, intervino en la 3ª charla de al Escuela de Salud de HM Universitario Torrelodones

La Dra. Marta Ochoa, jefa del servicio de Neurología de HM Hospitales, habló sobre “Los cuidados del paciente con demencia o Alzheimer” y en su exposición explicó que la demencia puede aparecer con el envejecimiento y su síntoma principal son los fallos de memoria, pero no siempre es una demencia, a veces son fallos sólo subjetivos de la memoria y otros casos un deterioro cognitivo leve.
En cuanto al Alzheimer, esta especialista destacó que “es una enfermedad que no tiene una causa conocida, que no se puede prevenir y tampoco diagnosticar de forma precoz antes de que aparezcan los síntomas” y que solo algunos fármacos producen pequeñas mejorías en trastornos comportamentales y cognitivos de ciertos pacientes.
Por ello, la Dra. Ochoa incidió en la importancia que tiene la rehabilitación neuropsicológica y la terapia ocupacional de estos pacientes, ya que “mejoran su funcionalidad, prolongan la fase de independencia y además, ayudan al cuidador principal del enfermo”.
En este sentido, la experta dio 15 puntos clave para que tanto el paciente como sus familiares y cuidadores puedan llevar esta enfermedad lo mejor posible:
—·  Seguir una rutina diaria. Asegurarse de que haya muchos objetos familiares a su alrededor.
—·  Mantenerse al tanto de dónde está el paciente y de su seguridad. Un método que algunas familias usan para prevenir que el paciente se extravíe es ponerle campanas a todas las puertas que den al exterior.
—·  Asegurar que el paciente coma bien y beba abundancia de líquidos.
—·  Ayudar al paciente a que se mantenga los más independiente posible por el mayor tiempo posible.
—·  Proporcionar oportunidades para que el paciente haga ejercicios regularmente y no se olvide de la recreación.
—·  Seguir relacionándose con los amigos y la familia.
—·  Emplear ayudas escritas para la memoria como calendarios y grandes relojes, listas de las tareas diarias, recordatorios acerca de las rutinas o medidas de seguridad e identificando las etiquetas en los objetos que pueden olvidarse.
—·  Asegurarse que el paciente se haga chequeos regulares.
—·  Planificar necesidades futuras como la atención en Centros de Día y el ingreso en una Residencia.
—·  Dar mucho apoyo emocional al paciente y a todos los prestadores de asistencia.
—·  Asegurarse de que el paciente tome los medicamentos regularmente, si se prescriben.
—·  Asociarse a un grupo de apoyo para los miembros de la familia.
—·  Pedir ayuda con las finanzas, arreglos legales, asesoramiento diario, temas emocionales, atención de reposo o arreglos del hogar para convalecientes cuando se necesite.
—·  Revisar el hogar en cuestiones de medidas de seguridad, como barras en la pared del baño, luces nocturnas en los pasillos y en las escaleras, alfombras no resbaladizas, etc.
—·  Asegurarse de que todos los profesionales sanitarios tengan una lista completa de todas las recetas y todos los medicamentos sin receta del paciente.eja la Dra. Ochoa.