Hacer uso de los programas de respiro que ofrecen las residencias para mayores supone una gran ayuda para los cuidadores, ya que como afirma la experta en gerontología y directora de la residencia Reyes de Aragón de Zaragoza, Sonia López, “es muy importante para las familias tener unos días de descanso y tranquilidad en los que sabes que la persona mayor está tranquila, bien atendida, bajo la supervisión de expertos profesionales que trabajan las 24 horas por su salud y ocio”.

geriatricarea programas de respiro
Muchos cuidadores se sienten culpables de llevar a sus mayores a estos centros, pero cuidándose a sí mismos cuidarán mejor a su familiar durante el año

En su opinión, aunque en ocasiones muchos cuidadores se sienten culpables por dejar a sus familiares en una residencia “en muchos casos es lo mejor que se puede hacer por el ser querido, porque el cuidador también necesita descansar y cuidar de sí mismo, coger fuerzas y atenderle como es debido el resto del año”.
En este sentido cabe recordar que solo en la Comunidad Autónoma de Aragón hay alrededor de 12.000 cuidadores familiares, según datos del Ministerio de Sanidad. El 85% de los mismos ayuda diariamente a su familiar mayor, y las sustituciones del cuidador principal por otros miembros de la familia son muy bajas, con ratios que apenas llegan al 20%. Y en ningún caso es aconsejable que el exceso de trabajo que supone cuidar a un familiar no debe ser prolongado durante todo el año.
En opinión de la directora de la residencia Reyes de Aragón de Zaragoza, uno de los principales problemas a la hora de llevar al familiar mayor a la residencia puede ser que la personas de edad avanzada no quiera acudir porque se ve fuera de lugar y no sabe los beneficios que estos centros van a aportarle. En este sentido es importante recalcarle las ventajas que supone su estancia temporal en el centro, especialmente dos en aspectos clave:
• Que se va relacionar con gente de su edad y realizar actividades específicas para su ocio.
• Que va a contar con personas a su disposición las 24 horas para ocuparse de su alimentación, su medicación y su higiene.