Fundación Maria Wolff ha puesto en marcha una segunda edición del Curso Nacional de Sujeciones Químicas para Médicos, que tendrá lugar el sábado 25 de octubre en Madrid, y que contará con el Dr. Javier Olazarán, director científico de Fundación Maria Wolf, como formador principal.

geriatricarea sujeciones químicas
Dos de cada tres personas que viven en residencias toman algún tipo de psicofármaco que conlleva riesgos graves

Y es que el uso de las sujeciones farmacológicas o químicas y, especialmente, de las mecánicas o físicas es un tema controvertido dentro de la asistencia geriátrica a personas residentes en centros sociosanitarios.
En nuestro país actualmente dos de cada tres personas que viven en residencias toman algún tipo de psicofármaco que pueden conllevan riesgos (caídas, accidentes cerebrovasculares, arritmias, etc.) y un dramático aumento de la mortalidad. Las pocas publicaciones que describen la prevalencia de uso en España apuntan a que su uso en residencias es excesivo por lo que todas las sociedades científicas abogan por su reducción.
En este sentido, Ruben Muñiz, presidente de la Fundación Maria Wolf, afirma que con una correcta atención y formación se puede favorecer la eliminación de las sujeciones y a la vez que mejorar la seguridad global de los centros y mejorar la dignidad de las personas con demencia.
Para el presidente de Fundación Maria Wolff, “los elementos comunes de las decenas de centros que hemos ayudado a dar cuidados sin sujeciones han conseguido una marcada mejoría del ambiente de la residencia”.
Con esta iniciativa de cuidados a la demencia libre de sujeciones “los residentes están más tranquilos y la conflictividad con las familias se reduce de forma notable. No aumentan las lesiones graves por caída”, asegura Muñiz.
La segunda edición del curso de sujeciones químicas tiene como formador principal al doctor Javier Olazarán, neurólogo reconocido internacionalmente como experto conocedor de las evidencias de efectos clínicos de medidas farmacológicas y no farmacológicas.
El curso está dirigido a médicos que deseen obtener estrategias para la reducción o retirada segura de psicofármacos, la aplicación de medidas no farmacológicas más eficaces y el ahorro en fármacos y costes colaterales.