En su tercera edición, el III Encuentro Sanitas para familiares de enfermos con Alzheimer ha congregado a más de 150 personas que han tenido ocasión de profundizar en diversos aspectos de la enfermedad y han recibido consejos y buenas prácticas para la atención a los afectados con esta enfermedad.
Pese a que no existe una cura para el Alzheimer se están realizando avances importantes para establecer tratamientos adecuados para mejorar la calidad de vida. En este sentido, la doctora Cristina Fernández García, jefa de Neurología del Hospital Sanitas La Moraleja, afirmó en su intervención que “en los últimos años se ha avanzado mucho en la investigación sobre biomarcadores para la enfermedad de alzhéimer. En la actualidad su utilización se centra fundamentalmente en ensayos clínicos para alcanzar un tratamiento que modifique el curso de la enfermedad, pero también va a permitir un diagnóstico más precoz y preciso de la enfermedad”.

geriatricarea Encuentro Sanitas familiares Alzheimer
En España se estima que hay 800.000 enfermos de alzhéimer y se prevé que la cifra pueda duplicarse en veinte años

Respecto a la relación del médicos con los familiares de los pacientes, el Dr. Ventura Acciones, jefe de Neurología del Hospital Sanitas La Zarzuela, destacó que “la capacidad de armonización, la positividad, la empatía y el respeto son cuatro elementos clave en la relación del médico con los familiares, cuidadores y pacientes de alzhéimer”. En opinion de este experto “el verdadero protagonista siempre es el paciente, aunque familiares y cuidadores juegan un papel fundamental, y el médico no solo debe tener en cuenta la enfermedad del paciente si no también su personalidad y la de sus familiares y cuidadores”.
Consciente de la importancia de la estimulación cognitiva destinada específicamente a los enfermos de alzhéimer, Rubén Sebastián González, neuropsicólogo del Hospital Sanitas La Moraleja, ofreció a los asistentes múltiples consejos sobre buenas practices, como “mantener una rutina diaria, encomendarle tareas sencillas, hacer ejercicio físico, favorecer conversaciones con diferentes personas y promover que siga haciendo sus actividades cotidianas con la mínima ayuda imprescindible».
En opinión de este experto, «tener en consideración aspectos tales como respetar sus tiempos, evitar decidir por él y preguntarle qué le apetece hacer, utilizar un tono de voz suave y cercano, gesticular al hablar para ayudar a la comprensión o utilizar un lenguaje sencillo mejorará la relación con sus familiares y reducirá la sensación de desorientación o extrañeza sobre su entorno, habituales en estos pacientes”.
Las doctoras Marta Buiza, coordinadora de fisioterapia, terapia ocupacional y animación en Sanitas Residencial El Viso, y Esther Cabrera, terapeuta ocupacional en Sanitas Residencial Las Rozas, incidieron en que cuidar a una persona que tiene la enfermedad de alzhéimer es una tarea difícil y algunas veces puede volverse agobiante. “Cada día trae nuevos desafíos porque la persona encargada de proporcionar los cuidados tiene que enfrentarse a los cambios en el nivel de capacidad y a los nuevos patrones de conducta de la persona que tiene alzhéimer”, afirman.
Más noticias de Sanitas aquí.