El IMSERSO, la Fundación ONCE, la Federación Nacional ASPAYM y la Plataforma Representativa Estatal de Personas con Discapacidad Física (PREDIF) han suscrito un convenio para la promoción de la autonomía personal de las personas dependientes a través del desarrollo de la figura del asistente personal.

geriatricarea asistente personal
La figura del asistente personal resulta importante, no sólo para apoyar a las personas dependientes, sino también porque implica el desarrollo de un nicho laboral

En opinión de César Antón, director general del IMSERSO, esta iniciativa da respuesta a una reivindicación histórica de las personas con discapacidad. Y es que la asistencia personal es una de las prestaciones del Sistema para la Autonomía y Atención a la Dependencia que más necesitaba “actuaciones en cuanto a su configuración, impulso y regulación”. En este sentido, este convenio supone “un impulso importante para potenciar esta figura” que “no solo beneficiará a las personas en situación de dependencia” sino que además fomentará la “creación de empleo” y que, en un futuro, “también significará dar empleo a personas con discapacidad”.
También se pretende impulsar y dar a conocer a la sociedad esta figura, ya que es una prestación del catálogo de servicios del Sistema para la Autonomía y Atención a la Dependencia que hasta ahora no había sido regulada. Asimismo, con esta iniciativa se impulsará su desarrollo y utilización en las diferentes Comunidades Autónomas, puesto que en la actualidad es uno de los servicios ofrecidos en el catálogo que se ha desarrollado en menor grado.
Y es que la figura del asistente personal, debidamente formada y especializada, resulta esencial no sólo para apoyar a las personas dependientes en sus tareas diarias, con lo que ello supone de ganancia en términos de autonomía, sino también porque implica el desarrollo de un nicho laboral.
Para lograr este objetivo, y gracias a este convenio, se fomentarán las nuevas tecnologías de la información y de la comunicación como medio de inclusión social. Así, se configurará una plataforma online, para lo cual se contará con la participación de la Fundación Vodafone España, que acogerá toda la información respecto de la figura del asistente personal y permitirá un punto de encuentro entre demanda y oferta.
Además, albergará pautas de formación, lo que las entidades firmantes han considerado de vital importancia por cuanto facilitará a los propios profesionales una metodología de trabajo y materiales formativos a escala nacional. Todo ello para favorecer el acceso al mercado de trabajo.
De hecho, César Antón ha anunciado que desde el IMSERSO están trabajando con el Ministerio de Empleo y el Instituto de Cualificación Profesional y “ya está en trámite la cualificación profesional del Asistente Personal”, una reivindicación histórica del colectivo que verá finalmente la luz “a primeros de 2015”.
El consejero delegado del Área de Accesibilidad de ILUNION, grupo empresarial de la ONCE y su Fundación, Severino Rodríguez, ha subrayado que este tipo de iniciativas “garantizan a las personas con discapacidad el verdadero control de la vida sin intermediarios”. En este sentido, el desarrollo de la figura del asistente personal “presenta beneficios tanto en el ámbito del derecho, como en el social, económico y de empleo”.
geriatricarea asistente personal
El asistente personal es una prestación del catálogo de servicios del Sistema para la Autonomía y Atención a la Dependencia que hasta ahora no había sido regulada

Por su parte, Francisco Sardón, presidente de PREDIF, ha destacado que desde el movimiento asociativo “siempre hemos creído que el asistente personal era la figura que daba más sentido a la Ley de Dependencia”, ya que “con ese apoyo” las personas con discapacidad “pueden desarrollar todas sus tareas de forma independiente y autónoma”.
Luis Cayo Perez, presidente del CERMI, ha manifestado que “esta alianza por la autonomía personal es esencial para el colectivo” y que las entidades firmantes del convenio “han puesto un germen muy importante que va a introducir el cambio necesario que nuestro sistema de dependencia necesita para no ser sólo de dependencia, sino de auténtica autonomía personal”.
En este sentido, para Ignacio Tremiño, director general de Políticas de Apoyo a la Discapacidad, la firma de este convenio va a suponer “un antes y un después” ya que responde a las demandas del sector de la discapacidad. Ha incidido en la importancia de que se pueda disponer de un “abanico mayor” afirmando además que, “como personas con discapacidad “tenemos que saber cuáles son nuestros derechos y obligaciones y no acomodarnos a lo que nos llegue”, sino “buscar la mejor opción para mejorar nuestra calidad de vida”.
Por su parte, el presidente de la Federación Nacional ASPAYM, Alberto de Pinto, ha calificado la existencia de la figura del asistente personal como “algo humano, constitucional y obligatorio”. Además, ha advertido, “con la crisis, no sólo económica sino también de valores, así como el envejecimiento de la población, esta ayuda es cada vez más necesaria para todas las personas”.
Los datos oficiales del IMSERSO indican que el 71% de los beneficiarios de la prestación para asistente personal son hombres y por tramos de edad, casi 7 de cada 10 de estos beneficiarios (1.301 en total) tiene 80 años o más. Le siguen los beneficiarios en el tramo de edad comprendido entre los 65 y los 79 años (245 personas), un 13,1%.