El presidente de la Fundación Edad&Vida, Eduardo Rodríguez Rovira, aseguró durante su intervención en el Foro Servimedia Comunicación sobre colaboración público-privada, que “confundir externalización con privatización pone freno a la colaboración público-privada en nuestro país” y se mostró satisfecho por la sentencia del Tribunal Constitucional que avala la posibilidad de que cualquier servicio público, en este caso el de la Sanidad, sea gestionado por un tercero o por una empresa privada, eso si, siempre que la gestión del servicio en su conjunto permanezca bajo el control y la autoridad de la Administración.

Geriatricarea externalización y privatización Foro Servimedia Comunicación
En la imagen los participantes en este foro: Arturo San Román, director de Comunicación de Servimedia; Eduardo Rodríguez Rovira, presidente de la Fundación Edad&Vida; Ángel Puente, presidente del Círculo de la Sanidad; Juan Díez de los Ríos, presidente de Aspel; Pilar Mairal, investigadora de la Universidad Complutense de Madrid; José Carlos Guisado, miembro de la Junta Directiva de CEPES y CEO de la Fundación Espriú, y Gerardo Sánchez Revenga, presidente de Aesmide

Y es que para el presidente de la Fundación Edad&Vida la gestión privada es “perfectamente viable” cuando produzca eficiencia y siempre que se separe la titularidad y la financiación pública de la provisión de los servicios. “Es necesario un cambio de mentalidad y un rearme moral para que nos atrevamos a hablar de colaboración público-privada y que no se convierta en un tema tabú”, afirma.
También se mostró partidario de dar a conocer la opinión pública que la colaboración público-privada “es buena para el contribuyente” por su mayor eficiencia en la prestación del servicio. En su opinión, “los ciudadanos tienen que saber que en un sistema de colaboración público-privada los usuarios no distinguen si se trata de un servicio público o privado porque los servicios van a seguir siendo de la misma calidad o mejores que los que tenían antes”.
Por todo ello, para Rodríguez Rovira la colaboración público-privada “tiene que ir a más”, ya que en muchos sectores, y en el sanitario en concreto, “se está produciendo una obsolescencia técnica que va a obligar a la Administración a colaborar cada vez más con el sector privado”. Según los datos facilitados por el presidente de la Fundación Edad&Vida, en la actualidad el 40% de las intervenciones quirúrgicas, el 57% de las resonancias magnéticas y el 37% de los TAC se realizan fuera de la sanidad pública.