El mejorar la audición mediante el uso de audífonos, por ejemplo, reduce el deterioro cognitivo en las personas mayores, según pone de relieve un estudio francés publicado en la revista Journal of the American Geriatrics Society.
Esta es la principal conclusión de un exhaustivo estudio longitudinal, denominado PAQUID, en el que han tomado parte a más de 3.700 personas mayores de 65 años y seleccionadas al azar, a las que se les realizó un seguimiento durante 25 años, sometiéndose a exámenes psicológicos para evaluar sus habilidades cognitivas y el estado de ánimo y su relación con la pérdida de audición.

Geriatricarea audición deterioro cognitivo
El uso de audífonos atenúa el deterioro cognitivo en personas con pérdida de audición

Tal y como ha declarado Helene Amiela, catedrática de la Universidad de Victor Segalen Bordeaux y autora principal del estudio, “se puede confirmar que la pérdida auditiva se asocia a un aumento del deterioro cognitivo en personas mayores y que, por tanto, el uso de audífonos atenúa dicho deterioro cognitivo».
Esta afirmación se sustenta de los datos extraídos de este estudio, en el que de las 3.760 personas participantes del trabajo, 137 tenían pérdida auditiva importante al comienzo del estudio, otros 1.139 tenían problemas de audición moderada y 2.394 no tenían problemas de audición. Los hombres padecían más problemas de audición que las mujeres, tenían más síntomas depresivos y enfermedades crónicas.
El estudio revela que existe una asociación significativa entre la pérdida auditiva y la menor puntuación en la evaluación de la salud mental, así como un mayor deterioro cognitivo. Pero en el caso de pacientes usuarios de audífonos, el declive cognitivo no era significativamente distinto al del grupo de control, es decir, de participantes sin pérdida auditiva. De hecho, las personas mayores usuarios de audífonos mostraban los mismos índices de deterioro cognitivo que las personas sin problemas de audición.
Aunque este estudio no demuestra que la pérdida de audición influya directamente sobre el declive cognitivo, pero pone de relieve que las consecuencias psicológicas y sociales de padecer una pérdida auditiva pueden mediar en esta relación.
Por ello es fundamental abordar el problema de la pérdida de audición sin diagnosticar y sin tratar en personas mayores. Mejorar la capacidad auditiva mediante el uso de audífonos o implantes cocleares reduce el impacto negativo a nivel mental de la pérdida de audición y facilita la participación en actividades que estimulan las habilidades cognitivas como las actividades sociales, lo que a su vez, ralentiza el deterioro cognitivo.