/p>gure id="attachment_29920" style="width: 280px" class="wp-caption alignright">geriatricarea protección de la intimidad
Las relaciones entre dignidad, autonomía y protección de la intimidad son aspectos muy relevantes en la calidad de la atención
En este artículo Teresa Martínez Rodríguez, psicóloga experta en gerontología social y autora de www.acpgerontologia.net, reflexiona sobre la ética, la dignidad y la autonomía de las personasen n situación de dependencia ante la protección de los distintos aspectos de la intimidad, e invita al lector a profundizar en una nueva cultura de los cuidados, señalando los aspectos más relevantes en la calidad de la atención y destacando la atención centrada en la persona como enfoque que se enmarca  en una  ética de máximos, es decir, propone modelos de cuidados que buscan la excelencia.

La protección de la intimidad se deriva del reconocimiento de la necesidad y del derecho de las personas a proteger su vida privada –y cuanto ella integra– de injerencias no autorizadas por parte de otras personas. Es un derecho fundamental garantizado, entre otras normativas, por la Constitución Española (artículo 18) para todas las personas con independencia de sus características individuales.
La intimidad puede ser definida como lo más privado del ser humano, lo que la persona guarda para sí o, por extensión, para su círculo de personas de mayor confianza. Lo íntimo pertenece al ámbito de lo personal o privado frente a lo público. Incluye sentimientos, creencias, forma de pensar, informaciones sobre la salud y otras cuestiones personales, el cuerpo, la sexualidad, las relaciones interpersonales, etc.
Ver el artículo al completo aquí.