Un proyecto para encontrar la mejor opción para que más de ocho millones de jóvenes españoles puedan vivir desahogadamente cuando llegue el momento de su jubilación, elaborado por Esade, Business & Law School, ha sido el ganador del XIV Premio Edad&Vida Higinio Raventós, que este año ha tenido como lema “¿Cómo fomentar el ahorro a largo plazo entre los millennials?”.
El Premio Edad&Vida Higinio Raventós ha querido recompensar en esta edición la propuesta que mejor permita a los jóvenes que actualmente tienen entre 20 y 35 años hacer frente a sus necesidades económicas cuando finalice su vida laboral y, además, concrete el papel que deberían jugar todos los agentes implicados: Administración, empresas y sociedad.

geriatricarea Esade Premio EdadyVida Higinio Raventos
Ismael Vallés, colaborador académico, docente e investigador de Esade, fue el encargado de recoger el premio a manos de Clara Armengol, directora de Negocio, Ahorro y Pensiones de BanSabadell Pensiones y Vida

El estudio “Desmitificando a los millennials: Actitudes y comportamientos de la generación ‘Y’ frente al ahorro”, del equipo investigador de Esade, plantea el perfil del millennial como el de alguien con una cultura financiera superior al de otras generaciones precedentes, alta sensibilidad hacia los temas de ética, buen gobierno, responsabilidad social de la empresa e inversión socialmente responsable.
Pese a ello, los estudios que hasta ahora han tratado de analizar las conductas de los millennials frente al ahorro no son del todo concluyentes. Por una parte, algunos manifiestan un comportamiento de este colectivo favorable al ahorro, incluso superior al de otros; mientras que, por otra parte, otros análisis muestran su incapacidad para ahorrar a largo plazo, debido a que los valores y estilos de vida nada tienen que ver con los de otros colectivos precedentes, aseguran desde la Fundación Edad&Vida.
El equipo de Esade pone de relieve un mercado con una sobreoferta de productos que dificulta la elección y que puede generar insatisfacción o arrepentimiento. Este estudio revela que el perfil del millennial sería el de alguien con excesiva confianza, dada por el hecho de tener más conocimiento financiero que otras personas, y con la falsa percepción de tener mayor poder de influencia sobre ciertos acontecimientos, por ejemplo, obtener mayores rentabilidades que las del mercado.
La propuesta galardonada plantea un nuevo análisis de la situación que permita comprobar cuáles son las expectativas, actitudes y motivaciones de los millennials respecto a la previsión y el ahorro a largo plazo. Asimismo, quiere analizar las ofertas financieras y aseguradoras existentes y, con ambas, proponer soluciones adecuadas sobre asesoramiento, además de un portfolio de productos, herramientas de concienciación al ahorro y una estrategia de comunicación con acciones concretas.
Tal y como afirma Eduardo Rodríguez Rovira, presidente de Edad&Vida, “empezar a ahorrar cuanto antes, de forma constante y sistemática, es la mejor manera de asegurarse una buena situación económica futura y la que requiere un menor esfuerzo”. En su opinión, “uno de los grandes retos que deberá afrontar la sociedad en los próximos años es generar una sólida cultura del ahorro y de previsión entre los ciudadanos que les permita hacer frente a sus necesidades económicas tras agotar sus carreras laborales”.
La entrega del galardón se llevó a cabo en el marco de la cena anual de miembros que la Fundación Edad&Vida celebró en Madrid y que contó con la participación de Marisol Frías, directora general de Personas Mayores y Servicios Sociales del Ayuntamiento de Madrid; Carlos Moreno, director general de Ordenación Profesional del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad; Belén Prado, viceconsejera de Políticas Sociales y Familia de la Comunidad de Madrid; Fernando Prados, viceconsejero de Humanización de la Asistencia Sanitaria, y Eduardo Rodríguez Rovira, presidente de Edad&Vida, entre otros.
Durante su intervención,e l presidente de Edad&Vida recordó las principales causas de la Fundación Edad&Vida, que nos son otras que las de favorecer un envejecimiento activo; defender el buen trato a las personas mayores; que éstas dispongan de la capacidad económica suficiente para cubrir sus necesidades y llevar a cabo sus proyectos; así como impulsar una atención adecuada a sus necesidades sociales, emocionales y de salud, incluyendo un final de vida digno y en paz.