Con motivo de la celebración del Día Mundial de Toma de Conciencia del Abuso y Maltrato en la Vejez, la empresa Tunstall Televida presentó un protocolo pionero en España de detección y actuación ante señales de malos tratos a mayores.
Y es que las personas mayores son un colectivo que, por sus características más vulnerables, está más expuesto a sufrir malos tratos y situaciones de dominio por parte de las personas que les cuidan.

geriatricarea Tunstall Televida protocolo malos tratos
Tunstall Televida ha sido la primera empresa de teleasistencia en España en implantar un protocolo específico para la detección y actuación ante señales de maltrato a personas mayores

Esta situación está presente tanto en países desarrollados como subdesarrollados, y tal como aseguran desde Naciones Unidas, “si crece el número de personas mayores, se espera también que aumenten los abusos de los que está población es víctima. El maltrato de las personas mayores es un problema social mundial que afecta la salud y los derechos humanos de millones de personas mayores en todo el mundo y es un problema que merece la atención de la comunidad internacional”.
En este sentido, los servicios de teleasistencia, dada la cercanía que tienen con las personas usuarias, se convierten en un importante medio de detección y actuación. Consciente de ello, Tunstall Televida ha sido la primera empresa de teleasistencia en España en implantar un protocolo específico para la detección y actuación ante señales de maltrato a las personas mayores que permite, no solo descubrir la existencia de casos o la posibilidad de que ocurran, sino también iniciar acciones coordinadas con los Servicios Sociales para ayudar a las personas que los sufren.
Este protocolo de actuación, que ha recibido el Premio ACRA a la innovación en la atención a la dependencia y promoción de la autonomía personal, se realizó gracias al trabajo conjunto de la compañía con el Ajuntament de Barcelona, la Diputació de Barcelona y otras entidades expertas en la materia. Para la implantación de este protocolo, todos los profesionales del servicio que tienen contacto con las personas usuarias reciben una formación específica para ayudarles a identificar estas situaciones (tanto casos reales como sospechas).
Desde que se puso en marcha el protocolo, se ha detectado una media de un caso de indicios de malos tratos al día (en el 80% de ellos, con indicadores suficientes o elevados). En más del 90% de las situaciones, quien realiza la agresión tiene una relación de parentesco con la persona agredida, que es una mujer en el 94% de las ocasiones.