Este año por primera vez, como ya ocurre en los campamentos de verano, mayores y niños han convivido unos días durante estas fiestas navideñas en varias residencias de Grupo Amavir, como las de Coslada y Colmenar (en Madrid) y El Balconcillo (Guadalajara), realizando numerosas actividades intergeneracionales juntos.

Durante varios días, las personas mayores residentes han convivido con sus nietos o bisnietos y también con hijos de los trabajadores. El programa de actividades ha sido similar al de los campamentos de verano, pero adaptando las temáticas a las fiestas navideñas.

geriatricarea Amavir campamentos intergeneracionales
Mayores y pequeños han decorado juntos varias residencias de Amavir

 
Así, mayores y pequeños han compartido, como siempre, desayunos y comidas, gimnasia, gymkanas, bingos, excursiones, talleres creativos o juegos deportivos. Pero esta vez ha habido tiempo para cantar villancicos, ver películas de Navidad, decorar juntos la residencia, escribir la carta a Papá Noel y los Reyes Magos, etc.
Desde hace más de diez años que varios centros Amavir celebran durante el verano campamentos intergeneracionales, en los que niños y niñas conviven durante una semana con los mayores en las propias residencias realizando numerosas actividades educativas y de ocio de forma conjunta.
Estos campamentos, en los que Amavir fue pionero en el sector, entrañan numerosos beneficios para todos los participantes. Está demostrado que las personas mayores implicadas en actividades intergeneracionales se sienten más felices que otros mayores de su misma edad. Además, compartir con los más pequeños su jornada diaria, incrementa su actividad física, cognitiva y social, promoviendo el envejecimiento activo y saludable.
Para los más pequeños, estas actividades son también una lección de vida, de la que aprenden las experiencias de los mayores y sus historias de juventud.
En estos campamentos, que se han convertido ya en una de las señas de identidad de la compañía, los horarios de los residentes son respetados en todo momento para su descanso y normalidad, sin embargo, contar con la alegría de los más pequeños durante unos días supone para todos una experiencia inolvidable, afirman desde Amavir.