El Gobierno Vasco y la Diputación Foral de Bizkaia han suscrito un protocolo para impulsar la denominada “Silver Economy” a través de programas y actividades económicas que satisfagan las necesidades de las personas mayores, una estrategia que se articulará en tres ejes vectores principales:
El primer vector que contempla el protocolo es el relacionado con la articulación de propuestas para la formación y capacitación especializada. Por un lado, en nuevas profesiones adaptadas a las nuevas necesidades de atención o cuidado; y, por otro, en soluciones tecnológicas y digitales que ayuden a transformar y conectar los sistemas de salud y social, la ingeniería biomédica y las tecnologías médicas.

geriatricarea Silver Economy
El Diputado General de Bizkaia, Unai Rementería, y el consejero de Salud del Gobierno Vasco, Jon Darpón, han suscrito este protocolo para impulsar la “Silver Economy”

 
El segundo vector de colaboración es el de la innovación para el desarrollo de telemedicina y teleasistencia en su sentido más amplio. Ello incluye desarrollo, tanto para respaldar estilos de vida activos y saludables como para mejorar y hacer más amigable la asistencia sanitaria, la rehabilitación o los cuidados en los domicilios evitando el aislamiento social, mejorando la calidad de vida de pacientes y familias, personalizando la intervención de los sistemas y creando nuevas respuestas tecnológicas.
El tercer vector está ligado al desarrollo económico a través de la configuración de alianzas, vinculaciones y desarrollo con proveedores tecnológicos e industriales clave por su liderazgo internacional o actividad en el territorio.
Durante la presentación de esta acuerdo, el consejero de Salud del Gobierno Vasco, Jon Darpón, recordó que desde el sistema sanitario público vasco se viene trabajando tanto para seguir contribuyendo al aumento de la esperanza de vida como para propiciar que esos años estén libres de discapacidad a través de un enfoque de prevención y promoción de la salud orientado al envejecimiento saludable.
Además, destacó que las nuevas necesidades y consumos de este sector de la sociedad abren un abanico importante de nuevos proyectos económicos y empresariales. En este sentido, Darpón afirmó que “este convenio es un ejemplo de que la inversión en el sistema sanitario, además de influir directamente en la calidad de vida de la ciudadanía, también tiene un retorno económico para la sociedad.
Por su parte, el Diputado General de Bizkaia, Unai Rementeria, señaló que Bizkaia dispone de todo lo necesario para dar un paso más, el paso de alumbrar un nuevo sector industrial y de conocimiento que fabrique productos pensados para las personas mayores, para hacerles la vida mejor y más fácil. Rementeria citó, por ejemplo, la investigación mediante la inteligencia artificial o el tratamiento masivo de datos como campos, que en algo tan específico como el envejecimiento, “pueden colocar a Bizkaia en una posición ventajosa”.
Unai Rementeria subrayó también el refuerzo fundamental para el proyecto que supone la colaboración con el Departamento de Salud Vasco, ya que “tener como compañero de viaje al Gobierno Vasco es una garantía para que Bizkaia se convierta en el referente vasco y europeo del envejecimiento y sus oportunidades.