En el marco de la Semana Cultural 2019 del CEIP Martínez Montañés, y como parte del programa intergeneracional del centro, los mayores de la residencia Albertia Moratalaz participaron en la tertulia “Experiencias de vida: la escuela”.
Divididos en pequeños grupos, los mayores fueron pasando por todos los cursos del colegio. En las clases de primaria explicaron cómo era la escuela en la época en que ellos estudiaron. Por su parte, los alumnos mayores habían elaborado un guión sustentado en una presentación visual y charlaron sobre las asignaturas, las normas en clase y la separación en sexos, entre otras cuestiones.

geriatricarea Programas intergeneracionales Albertia
Alumnos del CEIP Martínez Montañés y mayores de la residencia Albertia Moratalaz participaron en la tertulia intergeneracional “Experiencias de vida: la escuela”

 
Para los alumnos de infantil, se modificó el guion, y la visita de basó en canciones tradicionales populares. Al ritmo de “El patio de mi casa” o “El corro de la patata”, se consiguió una fantástica conexión intergeneracional. No faltó el baile flamenco, a cargo de «Lola Terremoto», como ella misma se denomina, residente de los apartamentos para personas mayores no dependientes Albertia Moratalaz. Como punto final, los mayores fueron invitados a un piscolabis en el colegio como agradecimiento a su participación.
Los Programas intergeneracionales pueden definirse como “actividades o programas que incrementan la cooperación, la interacción y el intercambio entre personas de diferentes generaciones. Implican compartir habilidades, conocimientos y experiencias entre jóvenes y mayores” (Ventura-Merkel y Lidoff, 1983) y pueden ser de diversos tipos: programas en los que los mayores asisten a los jóvenes, en los que los jóvenes asisten a los mayores o en los que ambas generaciones colaboran de igual a igual
El desarrollo de estos programas facilita la creación de una cultura pro-envejecimiento activo, fomentando una sociedad para todas las edades, alejándose de los estereotipos asociados a los mayores, tal y como indican desde Albertia.

Y es que los beneficios son múltiples para los mayores y los jóvenes implicados. Entre otros, las personas mayores experimentan cambios positivos en el humor y un aumento de la autonomía, la autoestima y la motivación. Por su parte, los jóvenes se forman una idea más positiva de las personas mayores, aprendiendo a valorarlas y respetarlas.