La Taula del Tercer Sector Social de Catalunya, que agrupa cerca de 4.000 entidades sociales, ha solicitado a los grupos del Parlamento de Catalunya que están negociando la aprobación de los Presupuestos de 2015 que incluyan partidas inexistentes en el presupuesto para luchar contra la pobreza y las desigualdades.

geriatricarea Sector Social
La Taula del Tercer Sector Social considera “insuficiente” el Presupuesto de 2015 para luchar contra el aumento de la pobreza y las desigualdades en Catalunya

Esta solicitud tiene lugar tras la “decepción” que supuso para estas entidades sociales la decisión de la consejera de Bienestar Social y Familia, Neus Munté de no aportar ninguna propuesta ni novedad al citado presupuesto, que consideran “insuficiente” para luchar contra el aumento de la pobreza y las desigualdades en Catalunya.
Por ello, se pide que en la negociación final de los presupuestos los Grupos parlamentarios tengan en cuenta las prioridades en apartados como prestaciones de la dependencia, rentas mínimas y vivienda.
Así, la Taula del Tercer Sector Social de Catalunya solicita recuperar las prestaciones y condiciones laborales de los cuidadores familiares y que en las listas de espera de plazas públicas también se prioricen las personas con menores recursos económicos.
Respecto a la Renta Mínima de Inserción, se recalca que es el principal instrumento que la Generalitat tiene hoy para proteger los colectivos con más riesgo de exclusión social, y se exige garantizar unos ingresos mínimos mensuales a las cerca de 34.000 familias catalanas con hijos o dependientes a cargo que hoy no tienen ingresos de ningún tipo, bien sea a través de la creación de una nueva prestación, a través de la ampliación de los beneficiarios de la Renta Mínima de inserción, o mediante un sistema de complemento de rentas que lo haga posible.
Otras medidas propuestas desde la Taula del Tercer Sector Social son ampliar el presupuesto para las ayudas permanentes al alquiler, las ayudas especiales de urgencia, y para hogares desahuciados o con parados de larga duración; y que las compañías energéticas sean co-responsables y solidarias en la lucha contra la pobreza energética (unas 350.000 familias que no pueden mantener su vivienda a una temperatura adecuada). En este sentido, considera que las empresas suministradoras tienen que ser coresponsables y solidarias en la lucha contra la pobreza energética.
En definitiva, se considera “insuficiente” la partida destinada al gasto social en los presupuestos de la Generalitat, ya que es la misma de hace 10 años y las necesidades han aumentado mucho.