Un artículo de Ramona Fernández Macías,
Psicóloga especializada en Estimulación Cognitiva y autora del blog Más Memoria

Creo que con esta pregunta verbalizo el pensamiento de numerosas personas que han recibido un diagnóstico de DCL (Deterioro Cognitivo Leve). Porque esta circunstancia abre un nuevo mundo y una nueva forma de ver y valorar nuestra propia vida y también a las personas que nos rodean.

Soy Psicóloga y llevo más de 10 años impartiendo talleres de Memoria a
personas mayores, entre las que me encuentro muchas con distintos niveles de deterioro, desde una incidencia leve hasta el Alzheimer. En la mayoría de los casos sin un diagnóstico, que ahora parece que está comenzando a ser más frecuente, gracias a la creación de las Unidades de Memoria en los hospitales. Circunstancia que aplaudo intensamente.

geriatricarea Entrenamiento en memoria
La estimulación cognitiva de las funciones mentales mediante ejercicios permite mantenerlas activas y crear un reservorio cognitivo

Hacerse mayor… es el futuro,

Mío que escribo este artículo, suyo, lector del mismo, y de todos los que nos rodean, los que conocemos, los que viven. Lo primero que transmito a mis alumnos es que los problemas de memoria, en la mayoría de los casos son “normales” porque ahora vivimos muchos más años e igual que necesitamos gafas, audífonos y una prótesis de rodilla, también nuestro cerebro “se hace mayor” y necesita ayuda para mantener activas aquellas funciones que necesitamos para seguir teniendo una vida autónoma.

Realmente no necesitamos seguir teniendo en nuestra memoria el Plan General Contable ni la enciclopedia de Plaza y Janés, sólo aquello que necesitamos para mantener nuestra vida autónoma cuanto más tiempo mejor.

Sin embargo, ahora ocurre la situación de la pregunta con la que encabezo este artículo, y que es una situación a la que se enfrentan los y las mayores con un diagnóstico, y a la que personalmente me enfrenté ya hace unos años, cuando familiares de personas con esta situación me pedían ayuda. En ese momento creé la Agenda de Ejercicios de Memoria PECAm (Programa de Estimulación Cognitiva del Adulto Mayor).

Nuestra sociedad ha logrado conquistar el primer reto, el de lo físico

Vivimos en casas cómodas, tenemos cantidad y variedad de alimentos, también electricidad (aunque cara) agua caliente, calefacción, etc. Y si conseguimos gestionar todo ello adecuadamente y combinarlo con unos buenos hábitos de vida podemos llegar a vivir muchos años en buenas condiciones. Más que la mayoría de nuestros padres. La batalla de lo físico está prácticamente conseguida.

Ahora bien, la memoria, cabeza, mente, cerebro, inteligencia o coco, a veces no se comporta como nosotros esperamos. Ha aparecido en nuestra vida el Deterioro Cognitivo (DC) cambios propios del envejecimiento, que pueden evolucionar a cambios más profundos causados por la enfermedad y que puede afectar a distintas áreas del pensamiento y capacidades cognitivas, puede mantenerse estable o seguir avanzando. Es la siguiente batalla a pelear.

Segundo reto… de lo mental (DC)


Según la Fundación Alzheimer España la prevalencia en España de demencias según las edades, es de un 4,2% para la población entre 65 y 74 años y llega a 27,7% para la población de más de 85 años. Es decir, va creciendo mucho, muchísimo con el paso del tiempo y no hay pastilla. Esta Fundación estima que por cada 5 años que retrasemos la aparición del Alzheimer, reducimos un 50% los afectados, y esto es muy, muy importante.

Ahora bien, ¿cómo abordamos esta situación? Lo primero es un diagnóstico, lo más temprano y concreto posible, y esto se está consiguiendo, prueba de ello es este monográfico dedicado íntegramente al Deterior Cognitivo, una oportunidad para aclarar conceptos y encontrar explicación a muchas dudas.

Y lo segundo es el abordaje de esta situación, que se concreta en dos formas generalmente aceptadas que son:

a) Intervención farmacológica,
b) Intervención no-farmacológica

La intervención farmacológica es posible, pero muy limitada por el desconocimiento que todavía tenemos de la casuística del Alzheimer. Las denominadas intervenciones no-farmacológicas son en este momento la
principal baza para prevenir y tratar
esta realidad que se nos presenta cada vez más abundante.

La intervención no-farmacológica es la estimulación cognitiva de nuestras funciones mentales mediante ejercicios, que permiten mantenerlas activas y crear un reservorio cognitivo y, dentro de esta categoría se encuadra el
cuaderno de ejercicios que se propone.

¿Qué es cuaderno de ejercicios de memoria PECAm?

Es una Agenda de Ejercicios para trabajar nuestra memoria, porque igual que caminamos cada día para mantener en forma nuestro cuerpo, esta herramienta nos permite mantener en forma nuestra memoria, desarrollar músculo mental, ejercitándola a diario. La Agenda anual se divide en 4 cuadernos estacionales de invierno, primavera, verano y otoño cada año.

Cómo se estructura la agenda cada día

La agenda está organizada para realizar una hoja diaria, con sus dos caras, que comprenden un total de 4 ó 5 ejercicios, fáciles de hacer, porque son ejercicios y no pruebas de inteligencia. La hoja diaria contiene en primer lugar la información del día –orientación temporal– para ubicarnos en que día, mes, año, estamos. Esto es importante porque nuestra vida se rige por el calendario, necesitamos saber en que día estamos y que actividades voy a hacer, cuando tengo que ir al médico, si voy a hacer gimnasia, a una conferencia, cuando cumplo años, es el aniversario de
nuestra boda, el nacimiento de nuestro hijo, etc.

A continuación hay un ejercicio de recuerdo sobre momentos vitales propios, anécdotas de nuestra vida, de todo lo que hemos vivido y que en este momento queremos seguir recordando, del momento presente, como vamos vestidos, y algo de planificación del futuro muy próximo, como lo que voy a hacer mañana.

El siguiente apartado, presenta un ejercicio de memoria y manejo de
situaciones frecuentes
de nuestra vida cotidiana como los días de la semana, meses, sucesiones, lenguaje, números, palabras, dibujo, noticias, etc.

En la página par se presenta un ejercicio de memoria y estimulación de las funciones cognitivas agrupadas en: Lenguaje, Números, Atención, Percepción y Memoria.

Cada mes va precedido de un mandala para colorear pensando en ese mes y lo que para cada persona significa; Colorear un mandala precisa de Atención, una función cognitiva básica para mantener nuestra memoria y también trabaja la psicomotricidad fina, importante también para el desempeño óptimo de nuestra vida cotidiana. Cada agenda contiene 190 páginas con ejercicios,