El 66% de las personas mayores ingresadas en centros residenciales consumen siete o más medicamentos de forma simultánea, tal y como pone de relieve el informe “Perfil sanitario de las personas ingresadas en centros residenciales” presentado en el marco de la Mesa de Diálogo Edad&Vida sobre Cronicidad y Atención Sanitaria en Centros Residenciales.

Geriatricarea medicamentos
El 66% de los mayores ingresados en centros residenciales toman siete o más fármacos de forma simultánea

Este estudio revela también que el 76% de las personas que ingresan por primera vez en un centro residencial tienen tres o más diagnósticos médicos activos. Se trata, por tanto, de pacientes crónicos, pluripatológicos y polimedicados, con un estado de salud que conlleva una prestación farmacéutica compleja y la utilización de productos sanitarios, cuya prescripción, dispensación y administración deben gestionarse directamente desde los centros residenciales.
Otro dato a tener en cuenta es que la mayoría de las personas mayores que opta por un servicio de atención residencial lo hacen debido a problemas de salud (de causa sanitaria) que no pueden ser atendidos en el domicilio. Son personas con problemas de salud complejos, asociados a niveles de dependencia cada vez más elevados, que requieren de atención por profesionales y recursos especializados de carácter sanitario, además de social.
El objetivo de este informe, presentado por el director técnico-asistencial de SARquavitae, Josep Pascual, es demostrar el perfil claramente sanitario de las personas actualmente atendidas en centros residenciales en España mediante el estudio de la situación de las personas ingresadas en 111 centros residenciales, que representan un total de 14.489 plazas distribuidas entre 15 comunidades autónomas. El 44% de las plazas eran privadas, el 40,3% concertadas y el 15,5% públicas.
Desde la Fundación Edad&Vida, el informe revela que, a pesar de ser considerados únicamente como equipamientos sustitutivos del hogar, los centros residenciales analizados están atendiendo actualmente a personas con necesidades sanitarias, además de sociales. De ahí la importancia de impulsar un modelo integrado de atención sanitaria y social en España, en el que los centros residenciales deberían presentarse como dispositivos en los que se proporciona atención de carácter sanitario y social.
Además, desde esta Fundación se sugiere que la financiación de la atención sociosanitaria prestada por los centros residenciales debería establecerse por cada comunidad autónoma dentro de los esquemas de su modelo de financiación, teniendo en cuenta el peso de la prestación sanitaria y social que asumen los centros.
En este sentido, el director general de Salud Pública, Calidad e Innovación del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, Javier Castrodeza, ha manifestado que para la construcción de un modelo integrado de atención sociosanitaria es necesaria la colaboración y coordinación de todos los agentes públicos y privados, así como de los profesionales del sector, ya que “con la estrategia de abordaje de la cronicidad impulsada por el Ministerio se quiere promover una nueva cultura del cuidado”.
Por su parte, Eduardo R. Rovira, presidente de la Fundación Edad&Vida, ha asegurado que es necesario “evolucionar de un modelo hospitalario enfocado al tratamiento de pacientes agudos y prácticamente separado del sistema de asistencia social, a un modelo sociosanitario integrado, centrado en las personas y sus necesidades”.
En esta misma línea, Juanjo Mulero, director general de Seguros Generales y Vida de DKV, ha afirmado que, de cara al desarrollo de un modelo integrado de atención sociosanitaria, “la sociedad debe entender el envejecimiento como un proceso en el que nuestras necesidades irán cambiando y para el cual debemos prepararnos”.