Cada día son más las personas mayores que optan por permanecer en su domicilios el mayor tiempo posible. Pensando en ellas, y en sus necesidades, se están desarrollando dispositivos electrónicos domóticos que contribuyen a mejorar su calidad de vida y fomentar la autonomía personal.
Uno de los más interesante proyectos de viviendas inteligentes para mayores es el que está desarrollando el Centro de Estudios Avanzados en Tecnologías de la Información y la Comunicación (CEATICde la Universidad de Jaén en colaboración Fundación Ageing Lab.
Se presenta como el primer laboratorio de inteligencia ambiental centrado en la atención sociosanitaria a personas mayores. A simple vista parece una vivienda convencional pero incorpora sensores conectados en red para detectar cualquier alteración en la rutina de la persona o en la vivienda para generar alertas móviles a los cuidadores.
Tal y como muestra este vídeo de Historias de luz, en este laboratorio se están desarrollando diferentes aplicaciones para monitorizar desde el estado de salud de la persona hasta la seguridad dentro de la vivienda.