España coordinará la Acción Conjunta Europea sobre prevención de fragilidad de las personas mayores (“Joint Action on Frailty Prevention”) puesta en marcha por la Comisión Europea.

Geriatricarea Acción Conjunta Europea sobre fragilidad
Entre un 7 y un 12% de los mayores de 65 años están en una situación de fragilidad

La Acción Conjunta Europea sobre fragilidad tiene como objetivo construir mediante la colaboración entre los Estados un marco estratégico para el abordaje preventivo de la fragilidad a nivel europeo. Esta Acción se enmarca dentro del Tercer Programa Europeo de Acción en Salud 2014-2020 y está dotada con un presupuesto de la Unión Europea de 3,5 millones de euros, que se desarrollará entre los años 2016 y 2017. En concreto, el Servicio Madrileño de Salud-Hospital de Getafe, con el apoyo del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, será quién ejerza la coordinación de la participación española en esta iniciativa.
El “Documento de consenso sobre fragilidad y prevención de caídas en la persona mayor” desarrollado entre las autoridades nacionales y regionales de salud, junto con las sociedades científicas, como parte del plan de implementación de la “Estrategia de Promoción de la Salud y Prevención en el Sistema Nacional de Salud”, que actualmente se encuentra en fase de implantación en las diferentes Comunidades Autónomas, será un marco estratégico de referencia transferible a nivel europeo.
La fragilidad es actualmente un importante reto de salud pública, tanto en España como en los países de nuestro entorno, relacionado con el acelerado envejecimiento de la población. El verdadero reto es mantener la autonomía a medida que se envejece y el abordaje de la fragilidad se sitúa como una de los elementos fundamentales para afrontarlo, ya que supone un estado previo a la discapacidad que se puede prevenir, e incluso revertir si se detecta a tiempo.
Se estima que entre un 7 y un 12% de los mayores de 65 años están en una situación de fragilidad que les hace más vulnerables a sufrir accidentes. Una situación que es más frecuente en las mujeres y aumenta con la edad.
Un 30% de los mayores de 65 años y un 50% de los mayores de 80 sufren caídas al menos una vez al año, lo que supone una importante causa de discapacidad, pues más del 70% de los casos tiene consecuencias clínicas, como fracturas de cadera.