Algunos de los factores que tienen un mayor influencia sobre el bienestar de los cuidadores de paciente adulto con esquizofrenia son el impacto de la enfermedad en su vida cotidiana, el potencial de recaída/hospitalización del paciente y la posibilidad o no de obtener apoyo más allá de la medicación, tal y como pone de relieve el estudio paneuropeo ‘Conversaciones sobre el tratamiento de la esquizofrenia: estudio sobre pacientes y cuidadores’, realizado por la firma Janssen.

geriatricarea cuidadores esquizofrenia Janssen
Este estudio pone de relieve el papel crucial que tienen los cuidadores de pacientes adultos con esquizofrenia

De este estudio, realizado entre de 166 adultos con esquizofrenia y 468 cuidadores de 12 países europeos, destaca también el dato de que el 94% de cuidadores afirma que le tenían que recordar al paciente cuándo tenía que tomar la medicación y en el 49% de los casos esto sucedía con frecuencia.
Y es que, tal y como señala Miia Männikko, presidente de la Federación Europea de Familias con Pacientes con Enfermedad Mental (EUFAMI), “cuidar de una persona con esquizofrenia tiene un impacto importante sobre la calidad de vida del cuidador. Estos hallazgos respaldan los resultados de nuestro propio estudio Caring for Carers (Cuidar a los cuidadores), en el que se ha revelado que uno de cada cinco cuidadores se encuentran tan exhaustos que no pueden rendir adecuadamente. Es esencial que los cuidadores también sean informados sobre las opciones de tratamiento disponibles, de modo que puedan prestar su ayuda en la toma de decisiones informadas sobre un plan de tratamiento personalizado”.
El estudio pone de relieve también que a los adultos con esquizofrenia les gustaría disponer de opciones de tratamiento mejores, ya que casi una cuarta parte (23%) están insatisfechos con su tratamiento actual; de ellos un 14% están muy insatisfechos. Además, más de una cuarta parte (27%) creen que no conocen todas las opciones de tratamiento disponibles y una quinta parte (21%) no han sido informados por su médico de otras opciones alternativas de tratamiento antes de iniciar su tratamiento actual.
“Asegurarse de que los enfermos de esquizofrenia toman su medicación como se les ha prescrito es crucial para minimizar el riesgo de recaída, lo que potencialmente puede empeorar el estado del paciente. Y para ello necesitan sentirse fortalecidos por su plan de tratamiento personalizado”, señala Hilkka Karkkainen, presidente de la Alianza Global de Redes de Apoyo a la Enfermedad Mental (GAMIAN). “Si los pacientes expresan preferencia por un tratamiento, recomendaríamos especialmente que los médicos tuviesen en cuenta su opinión, para ver si es una opción de tratamiento adecuada y considerarla como parte de su plan de tratamiento”, comenta esta experto.
El tratamiento es un aspecto importante en las vidas de las personas que sufren esquizofrenia y en sus cuidadores, y existen varias opciones disponibles que van, desde tratamientos orales diarios, hasta tratamientos de acción prolongada.
“Sabemos que las soluciones de tratamiento más eficaces proceden de discusiones abiertas e informadas entre profesionales sanitarios, pacientes con esquizofrenia y sus cuidadores”, señala Jane Griffiths, directora de Janssen Europa, Oriente Medio y África (EMEA). “La esquizofrenia es una enfermedad compleja que puede tener un profundo impacto en el individuo, así como en su cuidador. Es importante que todas las partes conozcan todas las opciones disponibles. El tratamiento debería adaptarse a los requisitos individuales de la persona con el fin de apoyarles para que lleven una vida plena”, comenta.
Geriatricarea Janssen esquizofrenia
Principales conclusiones del estudio ‘Conversaciones sobre el tratamiento de la esquizofrenia: estudio sobre pacientes y cuidadores’

La esquizofrenia es un trastorno mental complejo y de larga evolución, en el cual los síntomas pueden ser graves e incapacitantes y pueden afectar a todos los aspectos de la vida diaria de una persona. Su prevalencia es similar en todo el mundo, prácticamente una de cada 100 personas desarrollará esquizofrenia antes de los 60 años, teniendo los hombres un riesgo ligeramente mayor.
Se cree que diferentes factores actúan conjuntamente y contribuyen al desarrollo de la enfermedad: tanto los factores genéticos como ambientales parecen ser importantes. Los síntomas de la esquizofrenia pueden incluir alucinaciones, delirios, falta de respuesta emocional, retraimiento social/depresión, apatía y falta de energía o iniciativa.
La esquizofrenia es generalmente un trastorno de por vida, pero existen tratamientos que pueden ser beneficiosos. Las directrices clínicas recomiendan que el paquete de tratamiento óptimo es una combinación de medicación antipsicótica junto con psicoterapia, psico-educación y autoayuda. Dispone de un tratamiento eficaz puede permitir a las personas que padecen este trastorno disfrutar de una vida más plena y satisfactoria.