Consciente de los muchos beneficios que aportan las actividades intergeneracionales, tanto para los mayores como para los niños, desde Geriatros-SARquavitae se ha puesto en marcha en sus 154 centros el proyecto “Un abuelo, un amigo”.
Gracias a esta iniciativa, que involucra a los mayores de cada centro residencial con los niños de su entorno más próximo, se desarrollará una programación periódica de actividades y encuentros que potenciarán el desarrollo de un vínculo afectivo entre los abuelos y los niños.

geriatricarea Geriatros SARquavitae Un abuelo un amigo
Las 154 residencias de mayores de Geriatros-SARquavitae desarrollarán acciones periódicas con niños y jóvenes de su entorno

El objetivo es lograr la consolidación de una amistad que perdure en el tiempo y que vaya más allá de una actividad de un día. De este modo, los mayores verán favorecida su autoestima porque se sienten útiles al compartir experiencias con los más pequeños, además de favorecerles la posibilidad de establecer contacto con personas ajenas al centro. Y los más jóvenes por su parte recibirán el enriquecedor caudal de conocimientos acumulado por las generaciones precedentes.
De este modo, la amistad entre generaciones se construirá, poco a poco, a base de visitas, cartas manuscritas, conversaciones por Skype cuando estén de vacaciones, emails redactados con ayuda del personal de los centros, talleres de lectura, talleres de nuevas tecnologías, juegos, meriendas, actividades, etc. Igualmente, está previsto que se confeccionen e intercambien regalos en fechas señaladas como cumpleaños o navidades.
Paralelamente, GeriatrosSARquavitae pondrá en marcha una campaña en las redes sociales para que, a través del hashtag #1Abuelo1Amigo, residentes y niños puedan contar su experiencia y, de este modo, abrir la participación a toda la sociedad para que puedan también expresar sus emociones, sentimientos y experiencias surgidas de las relaciones intergeneracionales.
Residencias como Berra, en el País Vasco, e Inmaculada Concepción, en Córdoba, ya han acogido varios encuentros. En el primer caso, los mayores tuvieron la oportunidad de visitar a los jóvenes de 3º de ESO de La Anunciata Ikastetxea, en donde charlaron de diversos temas como la educación, contrastando las oportunidades de estudio que tuvieron los residentes y la oferta educativa a la que se puede acceder en la actualidad. Por su parte, los residentes de centro SARquavitae Inmaculada Concepción realizaron una recogida de dibujos por los diferentes colegios de la localidad cordobesa que, posteriormente, expusieron en el centro.
Otro grupo de mayores que ha participado en esta iniciativa son los residentes de Geriatros Cartagena, quienes recibieron en el centro a los niños del CEIP Atalaya para enseñarles a hacer ganchillo. Posteriormente, mantuvieron un segundo encuentro para “vestir” árboles y postes con las piezas elaboradas siguiendo la tendencia urbana que se conoce como yarn bombing.