geriatricarea david curto

 
 

Un artículo de David Curto,
Jefe de Gestión Asistencial de Sanitas Mayores

 
 
 
Detectar y minimizar los síndromes geriátricos es una de las principales áreas de interés clínico en Sanitas Mayores, lo cual nos impulsa a desarrollar constantemente nuevas soluciones innovadoras para ofrecer a nuestros residentes la mayor y mejor calidad asistencial.
Dentro de esta filosofía de la compañía, es importante destacar el enorme esfuerzo que llevamos realizando durante los últimos años en un área que consideramos clave para asegurar el bienestar de nuestros mayores, el de las sujeciones. Por ello, hace ya unos años, nos volcamos en un ambicioso programa de residencias libres de sujeciones en los 46 centros que gestionamos en España, con la convicción de que eliminar los métodos de sujeción es la única vía de ofrecer la mejor atención, cuidados y calidad de vida posible.
Hasta hace poco, el uso de sujeciones, tanto físicas como farmacológicas, ha estado normalizado en la atención de determinadas patologías, en especial para “prevenir” y evitar el riesgo de caídas. Sin embargo, consideramos que son prácticas a extinguir, a pesar de que en España todavía están muy extendidas. Tanto es así que la Asociación de Empresas de Servicios para la Dependencia (AESTE) estima que en torno a un 11% de los ancianos residentes en nuestro país están sometidos a sujeciones.

geriatricarea sujecion farmacologica
Es habitual el uso inadecuado de fármacos psicotrópicos para controlar conductas inadecuadas de las personas mayores

 
Sin embargo, se ha demostrado que son mayores los perjuicios que los beneficios que se desprenden de su uso. Y es que eliminar las sujeciones reduce el riesgo de lesiones por caídas y, además, mejora la situación médica y psicológica de los residentes, tal y como demostró la investigación Reducción de Sujeciones Físicas en Residencias realizada en 2014 por Sanitas Mayores y la Fundación Maria Wolff entre 7.657 mayores de sus residencias.
Pero nuestro empeño no se reduce únicamente al uso de sujeciones físicas, sino que vamos un paso más allá y también estamos trabajando por la eliminación de las llamadas sujeciones químicas o farmacológicas. En este sentido, estamos trabajando con el Dartmouth Institute for Health Policy and Clinical Practice, de la Universidad de Dartmouth, en un estudio cuyo objetivo es poner fin al uso de fármacos psicotrópicos como sujeciones químicas y definir un modelo conceptual de uso racional mediante el cual los profesionales del sector logren reducir el uso inapropiado de esta medicación, medir con mayor precisión las dosis y conocer las cantidades mínimas efectivas para esta clase de medicamentos.
Esto es importante porque el uso inadecuado de fármacos psicotrópicos para controlar conductas inadecuadas de las personas mayores, cuando la prescripción no responde a criterios terapéuticos, es habitual en países occidentales, incluido España. Cualquier mayor puede ser susceptible de recibir medicación de forma abusiva, pero son las personas que padecen demencia las que están más expuestas. En este sentido, la Confederación Española de Organizaciones de Mayores (CEOMA) cifra la prevalencia de estas prácticas en un 39,6%, siendo una de las cifras más altas de Europa. Gracias a la implantación de este modelo asistencial, hemos logrado certificar más del 93% de nuestros centros como “libre de sujeciones”.

Para ello, hemos hecho un gran esfuerzo en la formación de nuestros profesionales y en el seguimiento personalizado de cada residente, con más de 60.000 horas de formación en este campo a 7.395 profesionales. Éstos incluyen a todos los profesionales de nuestros centros, desde la dirección, a los administrativos pasando por los cuidadores y el personal de limpieza.
Y es que es fundamental que todos los que rodean al enfermo conozcan en pautas para manejar y evitar alteraciones de conducta, para la correcta administración de psicofármacos o para la prevención de caídas. Todo ello con un objetivo compartido: aportar calidad de vida y bienestar, favorecer la autonomía y fomentar un envejecimiento feliz y saludable a nuestros mayores.