Los Presupuestos Generales del Estado, presentados hoy en el Congreso de los Diputados, suponen un nuevo “recorte encubierto” a los servicios sociales, tal y como denuncia el Consejo General del Trabajo Social (CGTS).

geriatricarea servicios sociales
El CGTS califica de “recorte encubierto” a los servicios sociales los Presupuestos Generales del Estado y exige que sean considerados un derecho fundamental y de carácter universal

Así, desde el CGTS se afirma que estos presupuestos contribuyen, una vez más, «a desmantelar el sistema de servicios sociales y a dejar desprotegido al número creciente de personas que más lo necesitan”, y desde esta entidad remarca la gravedad de este hecho en un momento en el que la demanda se ha disparado (un 74% desde 2009, según el I ISSE, que publica el Consejo General del Trabajo Social)
“Rresulta inconcebible que se mantenga el presupuesto para atender a un volumen mucho mayor de personas”, denuncia la presidenta del Consejo General del Trabajo Social (CGTS), Ana Lima, quien afirma que “estos presupuestos no responden al aumento de la pobreza y de exclusión social que estamos sufriendo. El Gobierno está mirando hacia otro lado”.
Desde el Consejo General del Trabajo Social se recuerda que, aunque los presupuestos totales para los servicios sociales se mantengan prácticamente iguales que este año (de 1.809 a 1.943 millones), desde 2011 esta partida se ha visto reducida en más de 600 millones, lo que supuso un recorte del 28%. Aun cuando se mantuvieran los niveles de inversión de 2011, la cuantía sería insuficiente, ya que la demanda se ha disparado, critica el Consejo, que representa a unos 40.000 trabajadores y trabajadoras sociales de toda España, agrupadas en 36 colegios profesionales.
Y es que prácticamente todos los apartados dentro de los servicios sociales mantienen para 2015 la misma aportación estatal que para 2014. En el caso de la Ley de Dependencia, el presupuesto también es el mismo, lo que Ana Lima lo considera un insulto a las 176.667 personas que siguen a la espera de recibir una ayuda, aunque oficialmente la tienen reconocida. El CGTS recuerda, que, además, miles de personas con dependencia están saliendo cada mes del sistema.
“La ley cada vez atiende a menos personas por falta de presupuesto y no se incrementa la partida. Están desmantelando la Ley, poniendo en peligro la vida de cientos de miles de personas”, advierte la presidenta del CGTS.
El Consejo denuncia también que la partida destinada a la red básica de servicios sociales se mantiene en 32 millones de euros. Teniendo en cuenta que se trata de la puerta de entrada a todo el sistema de servicios sociales, los y las trabajadoras sociales destacan su carácter “anecdótico”. Hay que recordar que hace sólo tres años, esta partida contaba con casi 90 millones de euros.
En definitiva, desde el Consejo General del Trabajo Social se afirma que estamos asistiendo al desmantelamiento de los servicios sociales en un momento “crítico, de emergencia social”. Por ello, ha iniciado una campaña para que la Constitución recoja los servicios sociales como un derecho fundamental y de carácter universal. El CGTS emitió en julio una petición formal a todos los grupos parlamentarios y, de momento, ha obtenido el respaldo de grupos como el PSOE.