Los trabajadores sociales han sufrido como pocos colectivos las políticas de recortes en servicios sociales de los últimos cuatro años. Por ello, tal y como indica Beatriz Lorenzo, coordinadora de servicios de Asistencia Familiar 24, empresa especializada en servicios de ayuda a domicilio, es imprescindible que los partidos políticos que primen en sus programas la atención a la Dependencia.

geriatricarea trabajadores sociales Beatriz Lorenzo, Asistencia Familiar 24
Beatriz Lorenzo reclama fortalecer los servicios sociales como garantía de la protección de los derechos básicos de los ciudadanos

“En tiempos de crisis económica, reformas legales y debate sobre el estado del bienestar, el colectivo de los trabajadores sociales y los auxiliares de ayuda domiciliaria necesita que se reivindique su papel”, señala la coordinadora de servicios de Asistencia Familiar 24.
En su opinión, ahora que se conocen los programas electorales de los principales partidos políticos, “no estaría de más juzgar sus intenciones por el apoyo que piensan dar a la Dependencia, que ha sido una de las grandes perjudicadas con los recortes que llevan sufriendo los servicios sociales desde el inicio de la crisis económica”.
En este sentido, Beatriz Lorenzo apuesta “por un fortalecimiento de los servicios sociales, como una garantía de la protección de los derechos básicos de los ciudadanos, tan castigados durante la crisis económica. Porque los recortes llevados a cabo, tanto por la Administración Central, como por las autonómicas y locales que derivan la asistencia hacia fórmulas no profesionales como el voluntariado, no son de recibo”.
Y es que, la rehabilitación domiciliaria (una atención integral al mayor en su entorno), el cuidado de personas en el área hospitalaria, la asistencia más básica para aquellas personas que por enfermedad o accidente tienen una disminución de su autonomía y personal, o para quienes sufren una enfermedad incapacitante, como demencias y Parkinson avanzados, “son tareas que deben ser prestadas por profesionales debidamente formados y siempre dado de alta en la Seguridad Social, a diferencia del habitual pago ‘en negro’, y el abuso en la contratación de personas sin papeles a los que, por supuesto, no se les ofrece contrato alguno”, denuncian desde Asistencia Familiar 24, empresa con una experiencia de trabajo de dos décadas y que cuenta con una treintena de agencias en España, 3 de ellas propias y 27 en manos de emprendedores franquiciados.