Los anticoagulantes orales de acción directa son clave para la prevención del ictus en pacientes de riesgo, tal y como han destacado los participantes en el encuentro “Vida real en la prevención del ictus desde una visión multidisciplinar” celebrada en recientemente en Madrid con la colaboración de Bayer.
Expertos en medicina interna, cardiólogos, neurólogos y otras especialidades abordaron en este foro la importancia de la prevención del ictus desde diferentes perspectivas, destacando las graves consecuencias de sufrir un ictus y la importancia de su prevención con el tratamiento adecuado.

Geriatricarea anticoagulantes orales Bayer
Los Anticoagulantes Orales de Acción Directa son la primera opción terapéutica en la prevención del ictus

En este sentido, los médicos han aplaudido la decisión de la Sociedad Europea de Cardiología de actualizar su guía sobre el manejo de la fibrilación auricular para situar los Anticoagulantes Orales de Acción Directa (ACODs) como primera opción terapéutica en la prevención del ictus en los pacientes con fibrilación auricular no valvular (FANV).
En este sentido, la Dra. Sylvia Haas (Formerly Technical University of Munich) hizo hincapié en que “los datos de práctica clínica real extraídos de los estudios de los ACODs confirman la eficacia y seguridad demostrada en los ensayos clínicos, en la prevención del ictus en pacientes con FANV”.
Por su parte, el Dr. Jaime Gállego, responsable de neurología del Complejo Hospitalario de Navarra, remarcó la importancia del uso del tratamiento más adecuado para la prevención del ictus y recordando que “para los pacientes que sufren una fibrilación auricular no valvular, las consecuencias de padecer un ictus pueden llegar a ser devastadoras”.
Y que, tal y como destacó este experto, “en España cada 15 minutos muere una persona por causa de un ictus, lo que lo convierte en la primera causa de muerte en la mujer española“. Además, recordó que, durante el año siguiente a un ictus, mueren casi el 50% de los pacientes y el otro 50% presentarán, como consecuencia, un cierto grado de discapacidad, desde leve hasta la dependencia total, con un coste económico y social muy elevado. “No realizar una buena prevención del ictus también genera un alto impacto económico en la sanidad, afirma.
Otro aspecto que se abordó en este encuentro es el que en España el acceso a los fármacos ACODs sigue sin estar al mismo nivel que en el resto de Europa. Y eso a pesar de la evidencia científica que ha aportado el uso de los mismos tanto en estudios clínicos como en estudios en práctica clínica real y de la actualización de la guía sobre el manejo de la fibrilación auricular (FA) de la Sociedad Europea de Cardiología.
En este sentido, respecto a la situación de los ACODs en España el Dr. Gonzalo Barón Esquivias, cardiólogo del Hospital Virgen del Rocío en Sevilla, destacó que “existe un Informe de Posicionamiento Terapéutico nacional (IPT) pero, además, cada comunidad autónoma tiene su propio visado, lo que genera grandes diferencias de acceso entre los pacientes del territorio español. Debido a esta situación los pacientes con FANV no siempre pueden acceder al tratamiento más adecuado.
Por ello, desde la Sociedad Española de Cardiología ha elaborado un documento recomendando al Ministerio de Sanidad la abolición de este IPT, y si esto no es posible, la modificación del mismo en aras de que el servicio público de salud pueda proporcionar el tratamiento óptimo y con equidad a todos los enfermos con fibrilación auricular en todo el territorio nacional.