Con el fin de conocer la realidad de las personas que viven en las residencias geriátricas, el equipo de Atención Primaria del Centro de Salud de Calasparra se ha entrevistado con cerca de 600 usuarios de este tipo de centros, tanto públicos como privados, de la Región de Murcia.
Perfil del usuario de residencias geriátricasEl resultado de estas conversaciones se ha plasmado en un estudio que arroja distintas conclusiones sobre el perfil de los residentes de los establecimientos geriátricos como, por ejemplo, que la razón por la que un individuo ingresa en una residencia obedece principalmente a una casuística social –la soledad–, tal y como han indicado el 48,75% de los encuestados, y no tanto por padecer una enfermedad neuropsiquiátrica, motivo alegado por el 25,8% de los entrevistados, o tener problemas de dependencia física, como manifestó un 24,6%.
Por sexos, este informe muestra que la mujer es más autónoma que el hombre y, por ello, su ingreso en este tipo de instituciones es más tardío. No obstante, fruto de esa edad avanzada, cuando entran en la residencia, suelen presentar mayores problemas de dependencia y demencia.
Otro de los aspectos que pone de manifiesto el estudio de los profesionales de Calasparra es que la edad de ingreso ha ido aumentando con el tiempo a medida que se ha ampliado la esperanza de vida de la población. De este modo, el perfil medio del usuario de las residencias geriátricas de nuestro país quedaría configurado como el de una mujer (63%), de 82 años, con un hijo o sin ninguno, y que lleva cuatro años viviendo en el centro. Asimismo, la mayoría de los residentes son viudos (51,21%), mientras que el 25,8% son solteros, el 14,6% están casados, y el 8,3% son divorciados.
Respecto a su estado de salud, más del 50% padece algún deterioro cognitivo, el 34% presenta algún tipo de trastorno psiquiátrico, casi el 23% tiene Alzheimer y en torno al 13% ha sufrido un ictus.