Casi la mitad de las personas mayores de 60 años de edad cree que existe la figura de los abuelos esclavos, personas mayores cuidadoras que apoyan y cuidan de sus nietos de manera no voluntaria porque se ven obligados a hacerlo, a menudo por la demanda de los hijos, y que no tienen capacidad para poner límites.

geriatricarea abuelos esclavos
El 48,6% de personas mayores encuestadas cree que el fenómeno de los abuelos esclavos existe

Esta es una realidad que se desprende del estudio ‘La figura de los abuelos y abuelas esclavos en Cataluña‘, elaborado por la Asociación Servicios Integrales para el Envejecimiento Activo (SIENA) y promovido por Mémora, a través de su Fundación, con el apoyo de FiraGran -Salón de las Personas Mayores de Cataluña, presentado en el marco de esta feria.
El estudio, en el que han participado 750 personas mayores de 60 años de Cataluña -el 86,3% eran abuelas o  abuelos-, señala que el 48,6% de personas encuestadas cree que el fenómeno del abuelo esclavo existe. Por el contrario, el 38,3% niega la existencia de este fenómeno y alega que cuidar de los nietos es un regalo.
En los últimos diez años, con la crisis económica muchas familias han pedido el apoyo de los abuelos y las abuelas para mantener los trabajos y ahorrar en el gasto de guarderías y actividades extraescolares. Dehecho, el 73,3% de personas que son abuelos y abuelas afirman que cuidan de sus nietos. El motivo principal para su cuidado es ayudar a los hijos que trabajan, con un 59,38%. Un 38,7% de abuelos cuidadores cuidan de los nietos algunos días a la semana y un 23,5% lo hace cada día.
Las principales tareas que llevan a cabo los abuelos y abuelas cuidadores son llevar y/o recoger los nietos de la escuela, con un 26,9% de las respuestas, y darles la comida y/o cena, con un 23,91%. ¿Pero quién decide en qué momento se hacen cargo de los nietos? El 46,8% de los abuelos cuidadores afirman que es una decisión que toman de manera conjunta con los hijos, mientras que el 30,8% aseguran que la decisión recae en el hijo o la hija, y sólo un 12,6% reconoce que son ellos quienes lo deciden.