Grupo Sanyres ha puesto en marcha Sanyres Communicator, un sistema de videollamada entre paciente y enfermera, pionero en nuestro país, gracias al cual el usuario, desde su habitación y a través del mando del televisor, puede llamar a su enfermero de confianza el cual podrá comprobar, en tiempo real y en imágenes, la urgencia de la llamada.
Sanyres Loreto, el centro sociosanitario que tiene el grupo en el centro de Madrid, ha sido el elegido para la prueba piloto de este innovador sistema de videollamada que proporciona mayor confianza al residente y agiliza la respuesta del personal.

Geriatricarea Sanyres Communicator sistema de videollamada
Sanyres Communicator proporciona mayor confianza al residente y agiliza la respuesta

Su empleo es muy sencillo, ya que el residente, desde su propia habitación y simplemente pulsando un botón en el mando a distancia del televisor, puede avisar a su cuidador. Automáticamente se genera un aviso en un dispositivo tipo smartphone que tiene el personal asistencial para dar respuesta al aviso de forma inmediata, sin necesidad de estar en un puesto de control fijo. De esta forma, la solicitud de asistencia nunca se pierde y permite una mayor movilidad al personal asistencial.
Una vez que el cuidador recibe el aviso, puede conectarse con el usuario a través de su smartphone. Al devolver la llamada, el televisor de la habitación se enciende y comienza una videollamada donde ambos se pueden ver cara a cara para comprobar qué tipo de demanda es, la urgencia de la misma y si debe acudir con alguna medicación o material.
Además, Sanyres Communicator sirve como herramienta de control de los procesos de calidad, ya que tanto los mensajes como los tiempos de llamada y de respuesta quedan registrados y ser posteriormente explotados para mejorar los procedimientos de los centros.
Otra ventaja añadida es que evita la duplicidad de llamadas o que se repita una asistencia para una misma incidencia al poder comprobar el personal si ya se ha dado una solución a la llamada.
También elimina el innecesario doble viaje: hasta ahora cuando un residente toca el timbre de la habitación, el cuidador primero acude para saber qué necesita y luego en un segundo viaje resuelve su demanda si se da el caso de que necesite algo de lo que no dispone en la habitación.
Tal y como afirma el director general de Grupo Sanyres, Ramón Berra de Unamuno, “este sistema que se conoce como comunicación paciente-enfermera, en nuestro caso es más bien residente-cuidador. Desde el momento en el que pulsa un botón del mando a distancia de la televisión, se enciende la pantalla y puede ver la cara de su cuidador, por lo que se quedan tranquilos sabiendo que alguien les va a atender. Esta reciprocidad es muy importante, porque no hay nada más desesperante que llamar y no saber si te han escuchado o, en caso de que te hayan escuchado, no saber cuánto tardarán en darte la asistencia. Además es de un uso muy simple. No hay que encender ningún dispositivo, ni meter ninguna clave. Sólo pulsar el mando de la tele y conectarse a la videollamada”.
En este sentido, Berra destaca que “una de las partes más complicadas ha sido precisamente hacerlo muy sencillo para el usuario. No queríamos que tuviese que aprender a hacer algo que no ha hecho antes, por eso hemos tenido que integrar lo que ya teníamos sin añadir ninguna acción adicional. Finalmente hemos conseguido hacerlo a través del mando a distancia, pero ha sido una de las tareas más críticas en este proyecto”.