Con objeto de aclarar todas las dudas respecto a las resoluciones de la Prestación Vinculada al Servicio, ayuda directa, y su derecho a elegir de forma libre centro o profesional, la Asociación Empresarial de Residencias y Servicios a Personas Dependientes de la Comunidad Valenciana (AERTE) celebrará este miércoles, 12 de febrero, una jornada informativa abierta a profesionales, usuarios y familiares de personas dependientes, que se iniciará a partir de las 10:00 horas en el salón de actos de la CEV (plaza del Conde de Carlet, 3, Valencia). La asistencia es gratuita y el aforo limitado.

geriatricarea ley dependencia
Los beneficiarios de las ayudas de la Ley de Dependencia tienen libertad para elegir, dentro de la prestación residencial, una modalidad distinta a la de las plazas concertadas

Recientemente, se han producido en la Comunidad Valenciana sentencias judiciales favorables a personas con dependencia en las que se recuerda que los beneficiarios de las ayudas de la Ley de Dependencia tienen libertad para elegir, dentro de la prestación residencial, una modalidad distinta a la de las plazas concertadas, como son las relativas a Prestación Vinculada al Servicio (PVS), ayuda directa, con el fin de poder escoger el centro o profesional que él mismo considere más adecuado a sus necesidades. Se trata pues de un derecho reconocido, que en numerosas ocasiones no se ha respetado.
En este sentido, desde AERTE se sigue apostando por una política de Bienestar Social en la que se permitiera la libre elección de centro como ocurre en otros servicios básicos como educación y sanidad.
Para facilitar esto, en la Comunidad Valenciana existen programas como el BONO, siendo pioneros en esa línea. Pero con la entrada en vigor de la Ley de Dependencia, las ayudas se habían casi monopolizado sobre plazas concertadas, creando una situación de confusión, inclusive entre los propios profesionales que gestionaban las ayudas. Esto posiblemente ha hecho que en los últimos días se haya desatascado un buen número de expedientes de PVS que había pendientes de los años 2009, 2010 e, incluso, algunos de 2011, algo que desde AERTE se valora  muy positivamente, aunque aún quedan muchos expedientes sin resolver.