La Región de Murcia ha puesto en marcha el proyecto de atención farmacéutica a las residencias sociosanitarias, que ya se ha implementado en el área de salud de la Vega Alta del Segura, cuyo hospital de referencia es el «Lorenzo Guirao» de Cieza. En concreto, ha comenzado a prestar este servicio para los 40 residentes del Centro Ocupacional Los Olivos de Cieza.
El propósito de este proyecto es mantener el suministro de medicamentos y productos sanitarios a través de la puesta en marcha, funcionamiento y gestión en el propio centro de un depósito de medicamentos vinculado al Servicio de Farmacia del Área ubicado en el hospital «Lorenzo Guirao».
geriatricarea Murcia atención farmacéutica a residencias sociosanitarias
Con la puesta en marcha de este servicio se pretende mejorar la atención farmacéutica a los residentes y garantizar el uso racional de los medicamentos

Esta iniciativa, cuya finalidad es garantizar la atención en este ámbito a esta población tal como establece la Ley regional de Ordenación Farmacéutica, está enmarcada en el proyecto de implantación de la atención farmacéutica en centros sociosanitarios promovido por la Dirección General de Planificación, Investigación, Farmacia y Atención al Ciudadano de la Consejería de Salud, la Dirección General de Asistencia Sanitaria del Servicio Murciano de Salud (SMS) y el Instituto Murciano de Acción Social (IMAS).

Con su puesta en marcha se pretende mejorar la atención farmacéutica a los residentes y garantizar el uso racional de los medicamentos con la consiguiente optimización del gasto financiado por el Servicio Murciano de Salud, que irá asumiendo paulatinamente esta atención en las residencias sociosanitarias de la Región de Murcia en un ambicioso proyecto de mejora de la atención farmacéutica a estos pacientes. La previsión de ahorro económico con este sistema se estima entre un 40 y un 50 por ciento.
Para ello el Servicio de Farmacia de cada área, en colaboración con las residencias, asumirá la adquisición, distribución y dispensación de medicamentos, nutrición enteral y otro material sanitario, como apósitos para heridas, del centro sociosanitario. Con ello, se garantiza el uso más adecuado y óptimo de fármacos en los residentes, y la información sobre su uso al personal de la residencia.
El establecimiento de una dispensación en dosis unitarias y de botiquines controlados en las residencias sociosanitarias optimiza el uso de los medicamentos. Asimismo, racionaliza su compra y administración, evita su acumulación y caducidad, a la vez que permite realizar un control farmacéutico continuado, disminuir los efectos adversos de la medicación, mejorar la seguridad de los pacientes y aumentar la calidad asistencial.
Cabe destacar que las personas de edad avanzada son especialmente sensibles a la medicación y necesitan que ésta esté ajustada y controlada, teniendo además en cuenta las interacciones entre los fármacos, ya que muchos de ellos están polimedicados, a fin de evitar riesgos. El resultado final es un mejor control clínico de los residentes con menos efectos secundarios y un mayor efecto terapéutico.