El Círculo Empresarial de Atención a la Dependencia (CEAPS) ha retomado la negociación del VIII Convenio Colectivo de la Dependencia con la intención de trabajar en dos líneas claras con las que pretende lograr un acuerdo estable, que ofrezca seguridad tanto a los trabajadores como a los empresarios, que asegure la calidad en el servicio.
Así, en primer lugar, desde el CEAPS se pide que se encuentren fórmulas más actuales de actualización salarial que superen conceptos tradicionales y que se acuerden «fórmulas adaptadas a la realidad y a la evaluación del sector teniendo en cuenta factores de crecimiento, productividad, evolución del empleo y absentismo laboral», entre otros aspectos. También se solicita flexibilización para lograr más competitividad y una mejor adaptación al cambio.

geriatricarea CEAPS
El CEAPS se pide que se encuentren fórmulas de actualización salarial adaptadas a la realidad del sector de Atención a la Dependencia

En segundo lugar, desde esta organización patronal se pide que se tengan en cuenta la adaptación de los sistemas de organización y gestión que ya están implantados en muchos centros, como el de Atención Centrada en la Persona, a través de la creación de unidades de convivencia, la introducción tecnologías y la amplia gama de Servicios Sociales ‘a la carta’ que actualmente se ofrecen con los nuevos modelos de atención.
Tal y como se indica desde el CEAPS, las empresas que pertenecen al mismo crean empleo deslocalizable, principalmente femenino, profesionalizado y estable, remarcando que se trata de «tres factores fundamentales que, junto a la importancia que tiene el sector en el que trabajan, el de las personas más vulnerables, es transcendental poner en valor de cara, tanto a los profesionales como a la sociedad».
Respecto a la Admimistración, para lograr la creación de empleo de calidad y estable, la principal demanda de CEAPS es que se logre una financiación real, justa y suficiente que garantice la sostenibilidad del sistema. «Algo que no existe en la actualidad tal y cómo se demuestra en las listas de espera para la obtención de los servicios con el grado de Dependencia ya reconocido, con el ‘limbo’, y con el número de prestaciones económicas no vinculadas que se están ofreciendo sin servicios reconocidos, así como el número de ayudas a los cuidadores no profesionales». Una medida que la propia Ley considera ‘excepcional’ y que es la que se aplica mayoritariamente en algunas comunidades, advierten desde el Círculo Empresarial de Atención a la Dependencia.
A juicio del CEAPS, el principal problema que existe en este momento es «el desequilibrio entre las autonomías, y la diversidad de modelos, en el que mientras unas apuestan por los cuidados profesionales, otras optan por dar directamente la cuantía económica sin asegurar que la persona dependiente reciba algún tipo de atención». Por otro lado, desde esta organización se pide una revisión de los precios públicos, ya que en algunas regiones llevan más de diez años sin actualizarse.
En la última reunión de la mesa de la negociación se acordó que la próxima reunión para negociar el VIII Convenio de la Dependencia se celebrará en enero. Hasta entonces, todos los miembros de la patronal trabajarán para encontrar una postura común que llevar ante la mesa para la negociación, algo que para el CEAPS «es importante para llegar a acuerdos entre todos los miembros que representan al mundo empresarial en las negociaciones».
Creado hace dos años, el Círculo Empresarial de Atención a la Dependencia (CEAPS) es la mayor asociación de atención a la Dependencia de España. Está integrado por las patronales mayoritarias de atención a los mayores y personas con capacidades diversas de Cataluña, Castilla la Mancha, Castilla y León, Comunidad Valenciana, Extremadura, Galicia, Asturias, Aragón, Madrid y País Vasco y Cecua, el Círculo de Atención a la Dependencia de Andalucía, y empresas de ámbito nacional como Tunstall Televida y Macrosad.