Un 20% de los españoles mayores de 65 años afirma que nunca ha acudido al médico para realizarse una revisión auditiva, según se desprende del primer Estudio de hábitos de cuidado auditivo, elaborado por GAES Centros Auditivos. Además, el 61% de los mayores de 65 años sólo acude al médico cuando siente molestias en su audición.
geriatricarea revision auditiva“La pérdida de audición es ya la tercera afección más común entre las personas mayores por detrás de la artrosis y la hipertensión, condicionando la calidad de vida de las personas afectadas”, afirma Juan Royo, doctor en otorrinolaringología.
De esta manera, los expertos recomiendan acudir al especialista como mínimo una vez al año para someterse a una revisión periódica. Los primeros síntomas se pueden agravar si no se acude al médico ni se cuida suficiente a los oídos ya que el 86% considera que presta poca atención al cuidado de los oídos.

La pérdida auditiva provoca aislamiento social y problemas depresivos

Además, el 59% de las personas mayores en España, afirma que la pérdida auditiva está relacionada con el aislamiento social, ya que influyen en su día a día y en las actividades más cotidianas. Ante el más mínimo indicio, lo más recomendable es acudir a un especialista y a una revisión auditiva para poder obtener un diagnóstico sobre la situación en la que se encuentra el afectado.
Tal y como apuntan los especialistas de GAES, afrontar esta nueva circunstancia con total normalidad es primordial en estos casos, ya que las personas que sufren pérdida auditiva no son del todo conscientes de los cambios que están experimentando y puede provocarles un choque emocional. Así, el 68% de los mayores encuestados considera que la pérdida de audición les puede provocar problemas depresivos y de autoestima.
“Hoy en día, gracias a los avances tecnológicos, cada vez son más las personas con pérdida auditiva que pueden llevar una vida totalmente normal,  concluye el doctor Royo. Sin embargo, según se desprende del estudio Estudio de hábitos de cuidado auditivo de GAES todavía existe un 10% de los españoles mayores de 65 años que procuraría evitar los audífonos.